Online Casino


Strict Standards: Non-static method JSite::getMenu() should not be called statically, assuming $this from incompatible context in /home/grupoc20/public_html/mx/templates/gameon-fjt/index.php on line 65

Strict Standards: Non-static method JApplication::getMenu() should not be called statically, assuming $this from incompatible context in /home/grupoc20/public_html/mx/includes/application.php on line 536

Strict Standards: Non-static method JSite::getMenu() should not be called statically, assuming $this from incompatible context in /home/grupoc20/public_html/mx/templates/gameon-fjt/index.php on line 75

Strict Standards: Non-static method JApplication::getMenu() should not be called statically, assuming $this from incompatible context in /home/grupoc20/public_html/mx/includes/application.php on line 536

Sistema de Red contra Incendios

La posible propagación de incendios, contra los que no sería posible luchar sólo con extintores portátiles, o la posible iniciación de incendios en horas o lugares donde no exista presencia constante de personal, son algunas de las razones que determinan la necesidad de instalaciones con mayor capacidad de extinción y, en algunos casos, independientes en su actuación del factor humano.

SISTEMAS PORTATILES DE EXTINCION: EXTINTORES


Todo fuego que comienza tiene una pequeña extensión que se va agrandando y desarrollando con el tiempo. Se dice que un fuego puede apagarse con la mano en los primeros momentos; necesita un extintor al cabo de pocos segundos; en un periodo de escasos minutos hace falta la intervención de los bomberos para su extinción y si retrasamos con exceso la intervención, pueden resultar inútiles todos los esfuerzos.

En la lucha contra el fuego el tiempo es un factor fundamental y dentro de las primeras etapas de desarrollo podemos disponer de un arma adecuada y sencilla para combatirlo como es el extintor.

Un extintor es un aparato compuesto por un recipiente metálico o CUERPO que contiene el AGENTE EXTINTOR, que ha de presurizarse, constantemente o en el momento de su utilización, con un GAS IMPULSOR (presión incorporada o presión adosada). El gas impulsor suele ser nitrógeno ó CO2, aunque a veces se emplea aire comprimido. El único agente extintor que no requiere gas impulsor es el CO2. Los polvos secos y los halones requieren un gas impulsor exento de humedad, como el nitrógeno ó el CO2 seco. Si el extintor está constantemente bajo presión, el gas impulsor se encuentra en contacto con el agente extintor en el interior del cuerpo. A este tipo se le llama de "presión incorporada", estando generalmente equipados con un manómetro que indica la presión interior. Si el extintor se presuriza en el momento de su disparo o utilización, el gas impulsor está contenido en un botellín de gas independiente. A este tipo de extintores se les llama de "presión adosada" o de "presión adosada exterior", según que el botellín de gas se encuentre o no en el interior del cuerpo del extintor. Estos extintores, al ser presurizados en el momento de su uso, deberán ir provistos de una "válvula de seguridad".

REDES CONTRA INCENDIOS E INSTALACIONES FIJAS


La posible propagación de incendios, contra los que no sería posible luchar sólo con extintores portátiles, o la posible iniciación de incendios en horas o lugares donde no exista presencia constante de personal, son algunas de las razones que determinan la necesidad de instalaciones con mayor capacidad de extinción y, en algunos casos, independientes en su actuación del factor humano.

SISTEMAS DE DETECCION Y ALARMA


Los sistemas de detección y alarma tienen por objeto descubrir rápidamente el incendio y transmitir la noticia para iniciar la extinción y la evacuación. La detección de un incendio puede realizarse mediante estos sistemas:

  • Detección humana.
  • Instalaciones automáticas de detección de incendios.
  • Sistemas mixtos.

DETECCION HUMANA

La detección queda confiada a las personas. Es imprescindible una correcta formación en materia de incendios. El plan de emergencia debe establecer, detalladamente, las acciones a seguir en caso de incendio:

  • Localización del incendio y evaluación del mismo.
  • Aviso al servicio interno y/o externo de extinción y alarma para evacuación de personas, todo según plan preestablecido.
  • Extinción del fuego.


El desarrollo de estas funciones exige la existencia de un Plan de Emergencia y de una formación correcta, que debe incluir:

  • Conocimiento-entrenamiento exhaustivo de sus cometidos dentro del plan de emergencia.
  • Zonas de riesgo críticas.
  • Emplazamiento de pulsadores de alarma y forma de aviso rápido al coordinador de la empresa y a los bomberos.
DETECCION AUTOMATICA


Las instalaciones fijas de detección de incendios permiten la detección y localización automática o semiautomática, accionando,  opcionalmente, los sistemas fijos de extinción de incendios. Pueden vigilar permanentemente zonas inaccesibles a la detección humana.
Las funciones del sistema de detección automática de incendios son:


Detectar la presencia de un conato de incendio con rapidez,♦ dando una alarma preestablecida (señalización óptica-acústica en un panel o central de señalización). Esta detección ha de ser fiable. Antes de sonar la alarma principal, se debe comprobar la realidad del fuego detectado.

  • Localizar el incendio en el espacio.
  • Ejecutar el plan de alarma, con o sin intervención humana.
  • Realizar funciones auxiliares: Transmitir automáticamente la alarma a distancia, disparar una instalación de extinción fija, parar máquinas (aire acondicionado), cerrar puertas, etc.

Los componentes principales de una instalación fija de detección son:

  • Detectores automáticos.
  • Pulsadores automáticos.
  • Central de señalización y mando a distancia.
  • Aparatos auxiliares: Alarma general, teléfono de comunicación directa con los bomberos, accionamiento de sistemas de extinción, etc.

Tipos de detectores automáticos


Los detectores automáticos son elementos que detectan el fuego a través de algunos fenómenos que acompañan al fuego: Gases y humos; temperatura; radiación UV, visible o infrarroja; etc. Según el principio en que se basan, los detectores se denominan:

  • Detector de gases o iónico: Utilizan el principio de ionización y velocidad de los iones conseguida mediante sustancia radiactiva, inofensiva para el hombre (generalmente Americio).
  • Detector de humos visibles (óptico de humos): Mediante una captación de humos visibles que pasan a través de una célula fotoeléctrica se origina la correspondiente reacción del aparato.
  • Detector de temperatura: Reaccionan a una temperatura fija para la que han sido tarados. (Un rociador automático o sprinkler es uno de ellos).
  • Detector de llama: Reaccionan frente a las radiaciones, ultravioleta o infrarroja, propias del espectro.

Rociadores automáticos o Sprinklers: Son las instalaciones fijas automáticas más extendidas, porque en cierta forma engloban las tres etapas fundamentales de la lucha contra el fuego: detección, alarma y extinción. La instalación, conectada a una o más fuentes de alimentación, consta de una válvula de control general y de unas canalizaciones ramificadas, bajo carga, a las cuales se adosan unas válvulas de cierre, o cabezas rociadoras, llamadas "sprinklers", que se abren automáticamente al alcanzarse una determinada temperatura.

HIDRANTES.


Aparato hidráulico conectada a una red de abastecimiento de agua, destinado a suministrar agua en caso de incendio. La presión de trabajo, funcionando simultáneamente el hidrante más próximo y con una durada de 2 horas, será como mínimo 1kg/cm2. Estará marcado en lugares accesibles, el número de la norma, el diámetro nominal, y el nombre o contraseña del fabricante y su año de fabricación. Resistencia al fuego de los elementos constructivos Dos formas diferenciadas se consideran: la capacidad portante de los elementos estructurales para impedir el colapso del edificio en caso de incendio y la capacidad de los elementos de cierre y compartimentación (fachadas, divisorios, forjados, etc.) para confinar el incendio e impedir la ignición y propagación de llamas a espacios contiguos.

Para ambos casos la característica es el tiempo: cuanto mayor sea el tiempo disponible será más favorable la evacuación de personas o, la lucha contra el incendio.


a. La estabilidad al fuego (EF) de los elementos estructurales depende en buena medida del material de la estructura en cuanto a la reducción de su resistencia mecánica con la temperatura. El acero alcanza a 538 ºC la llamada «temperatura crítica», a la cual ya no le es posible soportar la carga de diseño. El acero es muy buen conductor del calor, lo que representa un aspecto negativo en cuanto a la resistencia al fuego ya que alcanza la «temperatura crítica» en pocos minutos. El hormigón o concreto soporta mejor la acción del fuego por ser un material peor conductor del calor, y la resistencia estructural sólo depende del tiempo en que las armaduras de acero alcancen su temperatura crítica.

La utilización de sistemas de yeso laminado con lanas minerales como materiales envolventes de los elementos estructurales, permite aumentar notablemente los tiempos de EF debido al poder aislante térmico de la lana mineral.


b. Parecido es el caso de los elementos de cierre y compartimentación caracterizados en este caso por la resistencia al fuego (RF). Las exigencias son muy severas: no sólo se debe impedir el paso de llamas a través del elemento sino también el paso del calor a la cara no expuesta al fuego, ya que si ésta alcanza temperaturas elevadas se permitiría la ignición de materiales en los espacios contiguos, propagándose entonces el incendio.

PROTECCION PASIVA Y ALIGERAMIENTO DE CARGAS DEL EDIFICIO


La arquitectura contemporánea, por razones de reducción de costos, trata de encontrar soluciones constructivas cada vez más ligeras y de fácil colocación sin que se dejen de cumplir las necesarias características de resistencias mecánicas. Sin embargo la protección contra el fuego parece oponerse a este deseo si sólo se utilizan materiales tradicionales y no una adecuada combinación de éstos con revestimientos protectores ligeros y permanentes en el tiempo. En algunos casos el material de estructura no soporta el fuego mínimamente. Se puede alcanzar un grado importante de EF en un pilar metálico efectuando una envolvente de ladrillo enlucido. Igual resultado se puede obtener con un sistema de placas de yeso laminado y lana mineral envolvente, con la ventaja de la facilidad de colocación y un peso mucho más ligero.


Existen otros materiales que resisten bien el fuego, pero no con el nivel suficiente exigido por la normativa. Incrementar espesores o utilizar productos más densos, es una solución... pesada. Más aceptable será el adosado de lanas minerales y todavía, aún mejor, la sustitución de divisorios de obra de mampostería, por elementos divisorios de montaje en seco con alma interior revestida de lana mineral.

Derechos Reservados Grupo CCEIC 2013 | Contacto | Tel. (55) 5211-4847
Monday the 21st.